Alimentación antiansiedad = Cerebro feliz

El consumo abusivo de algunos alimentos como el azúcar, la sal o las grasas saturadas como seguro sabes es perjudicial para tu salud física y mental, pero aparte si padeces de ansiedad, estos alimentos cuanto más lejos estén de tu alcance, mejor.

Algunos de estos alimentos de forma indirecta alteran tu sistema nervioso y son proinflamatorios, es decir, activan tu sistema inmune, haciendo que aumenten tus niveles de cortisol (la hormona del estrés), con lo que harán aumentar tu ansiedad.

GLUCOSA

Tu cerebro la necesita para funcionar, ya que gasta mucha energía. Pero no hace falta ingerir expresamente azúcar ni alimentos dulces para obtenerla ya que casi todos los alimentos que comemos acaban siendo reconvertidos, en mayor o menor medida, en glucosa. El tipo de alimentos de más fácil reconversión es el grupo de los carbohidratos como los cereales (mejor si son integrales), tubérculos, legumbres, productos lácteos, frutas y verduras. Siendo estos beneficiosos para nuestra salud.

SAL

Repercute en el sistema cardiovascular y afecta la microbiota. Se ha visto recientemente que puede causar cambios en el sistema inmune capaces de afectar a la función cognitiva y provocar demencia. De nuevo es mejor comer alimentos que de forma natural lleven sal, y tener especial cuidado con aquellos que la contienen de manera oculta, como los alimentos procesados.

GRASAS

El principal componente del cerebro son las grasas. Ya hablamos en otro post de estas. El cerebro las necesita para funcionar bien y son una fuente de reserva energética para el cuerpo. Pero un consumo excesivo de grasas saturadas no es nada saludable. Estas grasas “malas” las puedes encontrar en embutidos, patés, mantequillas, en la bollería o en la carne. Mejor comer “grasas buenas” que puedes encontrar por ejemplo, en aguacates, frutos secos o productos lácteos. Y la reina de las grasas saludables son las grasas Omega3 que puedes encontrarlas en pescados azules como el salmón, las anchoas o el atún. También en algas marinas, nueces o pipas de calabaza.

Para seguir una dieta antiansiedad también es muy recomendable evitar las siguientes bebidas:

CAFÉ & BEBIDAS ESTIMULANTES

Este tipo de bebidas sobreexcitan el sistema nervioso y sobre-activan al organismo, lo que puede provocar ansiedad, nerviosismo e insomnio. Y cuidado con las bebidas azucaradas.

ALCOHOL

Podría hacer un post sólo hablando del acohol. Es muy complejo cómo su consumo puede afectar a tu cerebro. Aquí sólo diré que su adicción aumenta la excitación de tu cerebro y afecta a tu sistema nervioso. Y que su consumo habitual puede alterar las concentraciones de serotonina y noradrenalina experimentando cambios importantes en tu estado de ánimo y en tu estrés.

Ya ves que llevar una alimentación antiansiedad no solo implica eliminar el consumo excesivo de estos alimentos, sino que también requiere introducir o aumentar el consumo de otros alimentos que ayudan a cuidar tu salud y a tener un cerebro feliz. ¡Gracias a evitar estos alimentos que hacen aumentar tu ansiedad también estás ayudando a cuidar de tu salud física y mental!

Por último, te doy mi humilde recomendación. Si te cuesta evitar comer o beber estas sustancias lo mejor es que no las compres y a la vez tengas en mente (y en tu nevera) una lista de alimentos saludables (como los que hemos mencionado). Así cuando se te antoje alguno de estos alimentos perjudiciales rápidamente puedas sustituirlo por otros de más saludables en ese momento. 😉

Si quieres saber más te recomiendo leer mi libro escrito junto con Ferran Cases “El cerebro de la gente feliz“, Grijalbo, 2021.

Leave a Comment

Your email address will not be published.