¿Porqué sentimos placer?

¿Porqué sentimos placer? ¿Qué es el circuito de recompensa? ¿Cuál es el verdadero papel de la dopamina? ¿Porqué es importante sentir placer? ¿Qué pasa si abusamos? Si quieres saber todas las respuestas sigue leyendo.

Cuando sentimos placer se activa en el cerebro el llamado circuito de recompensa en el que se libera sobretodo un neurotransmisor llamado dopamina. Este circuito engloba partes de tu cerebro, como el núcleo accumbens, la amígdala, el hipocampo y la corteza prefrontal.

Se ha visto que la dopamina NO es la responsable directa de la sensación de placer sino que la dopamina es la que te hace DESEAR de nuevo ese placer. Por ejemplo, si te comes un trozo de chocolate la sensación de placer que sientes es causada por las endorfinas, mientras que el deseo de volver a comer más chocolate viene por parte de la dopamina.

¿Pero porqué sentimos placer? El placer va asociado a muchas de las funciones básicas que necesitamos para sobrevivir como individuo y como especie. Como por ejemplo comer, beber, dormir, mantener relaciones sexuales y sociabilizarse. El cerebro evolucionó de tal manera que no te quedes sin hacer estas funciones vitales. Sentir placer fomenta que realicemos estas funciones y de que vuelvas a repetirlas una y otra vez.

Una cosa curiosa referente a la dopamina es que se desprende sobre todo cuando nos sucede algo que no esperábamos, cuando nos sorprendemos por algo. Por ejemplo, si sacamos un 10 en un examen y pensábamos que íbamos a sacar un 6. Y también está presente cuando te sientes motivad@. Cuando estamos en un mal estado físico y mental, muchas veces perdemos el placer por las cosas. Bajar demasiado tus niveles de dopamina puede llevarte a una depresión. Por el contrario, niveles altos de dopamina aumentan la motivación y el deseo de vivir. Podríamos decir entonces que: ¡Sentir placer es algo VITAL!

¿Cuál es el lado oscuro del placer?¿Dónde está el problema? Cuando abusas de placeres que sabes que están perjudicando tu salud. Ahí se puede crear un mal hábito o una adicción que haga aumentar tu ansiedad y hacerte sentir culpable cada vez que lo realizas. ¡Hay placeres que fomentan a que sientas (más) ansiedad!

¿Porqué cuesta tanto dejar un mal hábito? El cerebro tiende a busca el placer e intenta evitar el “dolor”. Es normal que cueste, no te machaques por ello. La próxima vez que vayas en busca de placer identifica si es para evitar un “dolor”, un “vacío” o si es propiamente una recompensa que le das a tu persona, una forma de mimarte y de cuidarte.

¿Qué puedes hacer para dejar un mal hábito? Muchas cosas seguro pero mi propuesta personal es la siguiente:

  • Pregúntate: ¿Qué tipo de placeres “consumes” a diario? ¿Qué te gusta hacer normalmente?
  • Clasifícalos en beneficiosos y perjudiciales para tu salud.
  • ¿Aquellos placeres que te están perjudicando por cuáles de beneficiosos podrías cambiarlos?

Si cambias unos por otros seguirás sintiendo placer en tu vida, tu ansiedad disminuirá y podrás decirle también adiós a la culpabilidad. Así que ¿porqué no intentarlo?

Si quieres saber más te recomiendo leer mi libro escrito junto con Ferran CasesEl cerebro de la gente feliz“, Grijalbo, 2021.

Leave a Comment

Your email address will not be published.